(56-32) 3184086
 
CONTACTO

Esta aplicación se basa en las investigaciones sobre los efectos psico-fisiológicos de la música, cuyas conclusiones son:

1) la música aumenta el metabolismo

2) según su ritmo aumenta o disminuye la energía muscular

3) acelera la respiración o disminuye su frecuencia

4) produce variado, pero marcado efecto sobre el volumen relativo de la sangre y modifica las características del pulso y la presión arterial

5) disminuye, a través de distintos mecanismos, el impacto de los estímulos sensoriales

6) aumenta la ejecución de actividades voluntarias, como escribir en el computador

7) tiende a reducir o demorar la aparición de la fatiga y consecuentemente aumenta el tono muscular

8) incrementa la facilitación de los reflejos musculares empleados en la motricidad fina

9) reduce la normal sugestibilidad

10) influye sobre la conductividad eléctrica del cuerpo, manifestándose como crecimiento de las fluctuaciones del índice psicogalvánico;

11) puede facilitar o agilizar la atención

12) cierta clase de música para cierto tipo de gente, puede llegar a sostener la atención, prolongando así el desempeño psicomotor más allá de los efectos de algunas drogas.

El objetivo es compensar la declinación de la curva de eficiencia, es decir, la música se hace mas estimulante justamente cuando el trabajador esta más necesitado de ese impulso. Los programas para trabajo mental o físicos se transmiten en lapsus de 15 minutos de música y 15 minutos de silencio.

La programación se basa en un plan que toma en cuenta las siguientes variables musicales: tiempo, ritmo, instrumentación, volumen, gustos y rechazos sonoro-musicales de las personas.

El promedio de los estímulos valorizados de una selección musical, se realiza en una curva ascendente. Esto da a los trabajadores un sentido de movimiento hacia adelante, rompiendo la monotonía de su labor y haciendo que el tiempo pase más rápido.

Diversas investigaciones comprueban que la música funcional aumenta la eficiencia del trabajador, eleva su estado de ánimo, disminuye las tensiones, el aburrimiento, la monotonía, los accidentes de trabajo, etc.

También los ruidos de las fábricas podrían ser disminuidos con la cortina musical, evitando el factor irritante del ruido sobre el sistema nervioso. Se dice que la música funcional se oye, pero no se escucha.

Para aplicar esta intervención se solicita llenar un protocolo musicoterapéutico. Aplicable en: fábricas, tiendas comerciales, colegios, hospitales, hogares de ancianos; de menores, en establecimientos penitenciarios, etc.

El trabajo está proyectado para 6 meses de funcionamiento como mínimo.